La innovación debe ser entendida como un proceso empresarial de creación de valor a partir de nuevas ideas, donde la tecnología es un factor importante pero no el único.

Nadie puede innovar en solitario. Debe crearse un ecosistema de innovación a la medida de cada empresa.

La innovación es un proceso social que precisa del compromiso de la dirección. La capacidad de innovar se está democratizando, al igual que su financiación.

Una parte muy importante de la innovación se centra en las necesidades de las personas. En ello el diseño juega un papel fundamental.

Un mundo sostenible debe basarse en una economía circular. La eco-innovación ha venido para quedarse.

En un mundo austero, la innovación debe ser eficiente, y eso supone la búsqueda sistemática de la simplicidad en lo que es esencial.

En un mundo con un gran stock de ideas y tecnologías pendientes de aplicación, lo realmente importante es su materialización y puesta en valor.

El crecimiento empresarial exige ir más allá de la internacionalización. La innovación es el motor indispensable para un crecimiento inteligente.

Xavier Ayneto

Xavier Ayneto
xayneto@ideas2value.net