¿PODEMOS FUNCIONAR SIN SISTEMA OPERATIVO?

Haciendo un símil con el sistema operativo de cualquier ordenador, ¿puede una empresa funcionar de forma eficiente sin una estructura organizativa que integre y gestione los diferentes elementos que forman parte de la misma?

La respuesta es clara: no.

Igual que hace un sistema operativo de una máquina, en las empresas necesitamos estructuras organizativas que aseguren la coherencia y consistencia de las actividades y tareas que vamos desarrollando dentro de la organización. Es necesario tener definido un modelo lógico que integre los elementos básicos de todo sistema operativo:

Y como buen sistema, su mantenimiento o upgrade es importantísimo para asegurar que se encuentra constantemente y perfectamente alienado con los objetivos estratégicos de la organización. En esta línea, si no nos importa invertir dinero en comprar un buen sistema operativo que garantice el buen funcionamiento de un ordenador, ¿por qué no hemos de hacer lo mismo para poner en marcha el mejor sistema para que “máquina” grande, es decir la empresa, funcione de la mejor manera posible?

Además, el propio sistema debe contener un proceso que facilite la mejora continua del mismo. Great!

¿Cómo tenemos, entonces, el sistema operativo de nuestra empresa?

Cesc Alcaraz
calcaraz@ideas2value.net